fbpx

Entregan recomendaciones para alimentarse de manera consciente

El método busca mejorar la nutrición de las personas a través del análisis de los alimentos que consume y desde un punto de vista sensorial.

El espacio para comer debe ser el adecuado y es importante no hacerlo se frente a un computador o desarrollando otras actividades que no permitan centrarse en la alimentación.

“Come cuando tengas hambre y detente cuando dejes de tenerla”, es el principio en el que se basa la técnica de alimentación consciente, que busca mejorar la nutrición de las personas a través del análisis de lo que comemos y desde una perspectiva sensorial.

En este sentido, la psicóloga clínica de la Dirección de Salud del Estudiante de la Universidad de Talca, Carmen Gloria Corvalán, explicó que este método forma parte de las técnicas de mindfulness que “tiene que ver con que nosotros podamos tener una mayor conciencia de los procesos que llevamos cuando nos alimentamos”.

De acuerdo a la nutricionista de la misma unidad, Karen Gajardo, lo primero que debe hacer una persona interesada en mejorar su alimentación es analizar qué está comiendo, cómo lo hace, a qué velocidad, el lugar y la forma de alimentarse, ya que esto influye en poder tener una nutrición adecuada. “Si estamos comiendo de forma desordenada debemos hacer cambios, es importante que nos enfoquemos en el presente y por esto el principio de detenerse si ya no tenemos hambre es fundamental”, indicó.

En esta misma línea, Corvalán sostuvo que se debe prestar atención al nivel de satisfacción que genera la comida en la persona, el cómo se siente en relación a ella y si se encuentra conforme con el nivel de placer que siente cuando se alimenta. Por otra parte si las porciones son adecuadas y la sensación que tiene luego de comer.

Karen Gajardo agregó además que cada persona debe definir si el hambre que siente es física o emocional, ya que cuando nos alimentamos debido a un sentimiento, o una sensación de estrés o ansiedad, lo que ocurre es que ingerimos alimentos que no son los más adecuados. “El hambre emocional es una sensación más difusa entre vacío y ansiedad, puede responder a  una situación específica como el tener pena, rabia u otra emoción y es más cercana a un antojo”, precisó.

Consejos

Por ello, la nutricionista enfatizó que es muy importante darse tiempo para comer, entender el proceso que se está realizando y poner todos los sentidos en pos de este acto, de esta forma se llegará a una alimentación consciente. Utilizar la vista, para observar si el alimento se ve apetitoso, sus colores, el olfato y hasta el tacto facilitarán este proceso. 

También explicó que el espacio para comer debe ser el adecuado y no hacerlo frente a un computador o desarrollando otras actividades que no permitan centrarse en la alimentación. Por otra parte la profesional indicó que es importante hacer una planificación en relación a lo que se necesita para cocinar y luego lo que se debe comer durante el día.

Actividades para estudiantes

La información fue entregada en un Taller de Alimentación Consciente organizado por la Dirección de Salud del Estudiante (DSE) de la UTalca, que está desarrollando una serie de actividades para la comunidad universitaria y en especial para los alumnos de la institución. “Sabemos que el foco hoy día, además del tema relacionado a la propia enfermedad del coronavirus, apunta a reforzar y apoyar la salud mental de nuestros estudiantes y la comunidad, por ello estamos realizando estos talleres que se enfocan en temas como mindfulness o grupos de contención, dirigidos directamente a los estudiantes quienes se pueden inscribir semanalmente para participar de ellos”, comentó el director de la unidad, Daniel Jiménez.

El profesional explicó que la dirección está realizando además atenciones clínicas para los alumnos y alumnas que lo requieran, además de aportar en la promoción y prevención de salud de los jóvenes.

Consejos para una alimentación consciente

  • Evalúa tu hambre antes de comer en una escala de 1 a 10.
  • Toma varias respiraciones profundas antes de alimentarte.
  • Hidrátate durante el día, ya que a veces la sensación de hambre se confunde con sed.
  • Perdónate si has hecho algún desorden alimenticio previo.
  • Utiliza los sentidos para observar los alimentos.
  • Descansar adecuadamente ayuda a mantener una nutrición más adecuada  y disminuye la ansiedad.
  • Hacer ejercicio por lo menos tres veces a la semana.
  • Buscar distracciones o hobbies que ayuden a aliviar la ansiedad.
  • Cocinar conscientemente.
  • Planifica los alimentos que necesitas y los que cocinarás, tener una minuta también aporta como estrategia.
  • Coloca los alimentos saludables donde puedas verlos. 
Podría Interesarte
Covid-19: se estudia una cuarentena progresiva en la región