fbpx

Fonoaudióloga acusada de maltrato emitió su versión de los hechos

Hace una semana se filtró un video que generó reclamos en contra de Eugenia Araya, quien aparece realizando procedimientos a un menor con TEA (Trastorno del Espectro Autista).

Habiendo pasado una semana de la publicación de un video, en donde se aprecia a la fonoaudióloga Eugenia Araya sujetando fuertemente a un menor con autismo, la implicada emitió por primera vez declaraciones a los medios. Según consigna The Clinic, primero ratificó que las imágenes no son de una sesión terapéutica ni de una consulta, “sino que fueron tomadas durante una actividad académica como parte de un curso en maniobras de intervención para pacientes con trastorno del espectro autista (TGD según la nomenclatura de esa época) como parte del “Seminario de intervenciones terapéuticas y educativas en niños con Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD)” organizado por la Universidad Santo Tomás (UST) de Concepción en el año 2010”.

Según explicó la acusada, este evento “buscaba mostrar aspectos sustanciales de las enormes complejidades de este cuadro con intervenciones prácticas en el tema ‘Terapia conductual’, en la forma en que esta se promovía hace ya una década”. Al mismo tiempo, recalcó que “los procesos de rehabilitación de niños con autismo severo siguen siendo un terreno en desarrollo y estudio”.

La terapeuta se refirió a las acusaciones en su contra, y expresó que “más allá del daño que esto pueda causar a mi honor, a mi dignidad y a mi perfil profesional, lamento profundamente la exposición y el enjuiciamiento público al que han sido sometidos este niño y su familia al exhibir estas imágenes, vulnerando de igual forma su derecho a no ser grabado ni fotografiado con fines de difusión sin su permiso y a que su información médica no se entregue a personas no relacionadas con su atención”.
Al mismo tiempo, lamentó la malinterpretación que se le han dado a las imágenes, agregando que “acompañar a una familia y transitar en el límite de lo establecido, buscando soluciones nuevas para familias en la desesperanza con la genuina motivación de ayudarlos a ser felices y ser cuestionada hace aún más compleja la relación profesional estrecha que debemos crear con los padres y familiares en la búsqueda de un proceso terapéutico integral en cuadros que no tienen una cura establecida y sólo con el esfuerzo de todos podremos apoyar a relevar la importancia de la neurodiversidad en nuestra sociedad actual”.
“Afortunadamente, las prácticas clínicas, estrategias terapéuticas, formas de entrenar a los padres e inclusos los tratamiento farmacológicos son hoy en día sujetos de estudio y en las universidades buscamos aportar al país con esta información para generar cambios y sobre todo crear conciencia de lo que las familias de personas con autismo requieren dedicación, respeto, cariños y todos sus derechos como cualquier otro ser humano”, concluyó.
Podría Interesarte
Sólo 10 comunas del Maule cuentan con planes reguladores vigentes