fbpx

Habrá una considerable alza en las tarifas del terminal de buses, según confirmó empresa a la que el municipio entregó la administración

Andina Ltda., actual administrador del Rodoviario, aseguró que no dejarán entrar a los buses que no paguen por los servicios realizados.

La empresa que administra el Terminal de Buses de Talca, Andina Ltda., confirmó mediante una declaración pública que habrá alzas considerables en las tarifas por el uso del Rodoviario en la capital del Maule.

En la misiva expresan que en una primera etapa la licitación que se adjudicaron por parte de la Municipalidad de Talca “comprende la remodelación del terminal L. Varoli y la ampliación del recinto Persa Rodoviario, con un costo de $1.468.000.000. Conforme a los proyectos de arquitectura aprobados por la Comisión Técnica del municipio”.

Andina Ltda. afirma que para “financiar dicha inversión en el largo plazo, se debió formular una Oferta Económica que estableció una tarifa por el uso de losa y arrendamiento de oficina, que permitiera financiar la inversión requerida por el proyecto, los costos de operación y los derechos mensuales a pagar a la I. Municipalidad de Talca”.

Pero según han explicado los empresarios de buses, el aumento fue de más de un 300%, lo que ha significado diversos inconvenientes para ellos y por este motivo deberían subir las tarifas de los pasajes. En una declaración pública publicada en mayo pasado, “el terminal fue licitado y entregado a privados (por parte de la Municipalidad de Talca, liderada por el alcalde Juan Carlos Díaz), y como primera medida esta administradora aplicó cobros por uso de loza, arriendos de oficinas para boleterías incrementados en 300%, pasando a ser el arriendo por metro cuadrado de oficinas más caro del país”,

Desde la empresa concesionaria reconocen que “las nuevas tarifas tienen un considerable aumento respecto de las que pagaban a la Municipalidad, que indirectamente estaban subsidiadas, pues algunos costos eran financiados del presupuesto ordinario municipal”.

Afirman que los empresarios de buses rurales, que llevan más de 30 años desempeñándose en el recinto, adoptaron como medida de presión no pagar las tarifas desde el 1 de enero de este año. Y que este hecho los “obligó a tomar la decisión de impedir el ingreso de los Buses al terminal mientras no se produzca el pago de los servicios ya recibidos”.

Los dueños de buses rurales han presentado diversos recursos judiciales que buscan evitar que se suba el costo por el uso de losa, para así no afectar a los pasajeros que viajan a diario entre diversas comunas de la región.

Podría Interesarte
Con equipos especializados continúan tareas de búsqueda de menor desaparecida