fbpx

Tenlove: El amor es Inelástico

Por Nico Pinto, Cofundador de Tenlove.

Un destino Inevitable

Casi 20 años trabajando en grandes corporaciones me dio un nivel de experiencia tremendo de cómo gestionar correctamente un compañía para que crezca todos los años. La importancia de la estrategia; los procesos y presupuestos adecuados; la relevancia de las métricas y una buena estrategia de comunicación con los clientes. Sin embargo, algo me hacía ruido. La exagerada cantidad de estructuras y decisiones que tenían que pasar por demasiadas personas. Mucha política interna y propósitos que quedaban sólo en el papel.

Cada cierto tiempo volvía a uno de los discursos que más impacto ha tenido en mi vida. Steve Jobs en la Universidad de Stanford el 2005, expresó estas palabras que no dejaban de resonar en mi cabeza: “Tu tiempo es limitado. No lo desperdicies viviendo la vida de otra persona. No te dejes atrapar por el dogma, que es vivir con los resultados del pensamiento de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahogue tu propia voz interior. Y lo más importante, ten el coraje de seguir tu corazón e intuición”.

Sentía que tenía que seguir mi intuición. Buscando respuestas, en diciembre de 2017, participé en un programa de Singularity University. Ahí todo empezó a hacer sentido. Entendí y vi frente a mis ojos que estábamos en el momento justo donde la tecnología permitiría generar impactos positivos en millones de personas, fue la chispa que necesitaba para dar el salto, pero eso no era suficiente.

La innovación tiene mucho de fe. Es un camino inexistente… un camino por ser creado. Te lanzas a construir ese camino para llegar a un destino que visualizaste. Pero hacer este camino solo es muy complicado. Está lleno de incertidumbres y de atentados contra tu seguridad. Encontrar a una persona correcta para hacer llevadero este viaje a lo desconocido es fundamental.

En ese momento me tocaba dirigir el área de innovación digital de Mallplaza. Durante mi carrera había conocido mucha gente talentosa. Pero el talento no es suficiente, se necesita estar en una onda de vibración parecida, apasionarse por un sueño común. Es preciso obsesionarse juntos por construir esa nueva realidad por ser develada. Porque el combustible para avanzar es la fe que se requiere para este salto. Y esa persona estaba ahí.

Paula Herrera, dirigía el área de Autoplaza, llevaba 15 años de experiencia en áreas comerciales y de marketing. Pero lo más relevante es que teníamos la mismas ganas de cambiar el mundo. Algunos nos podrían llamar soñadores. Me parece perfecto, porque eso somos. Era cosa de tiempo para que decidiéramos emprender juntos.

La importancia del complemento

Paula, por su parte, tiene ese tipo de energía que es capaz de movilizar lo que sea y a quiénes se requiera. Un entusiasmo incombustible y una capacidad de ejecución impecable. Y tenía una idea, algo que le daba vueltas en la cabeza hace mucho tiempo, y que no la dejaría hasta que supiera cómo hacer algo con esto. Y esa idea encontraría su momento.

Entre las muchas conversas que teníamos, le comenté de estas ganas de emprender un nuevo proyecto, y me dijo, “hagamos algo juntos”. En poco tiempo ya estábamos creando un listado de 50 problemas para ver qué podríamos resolver, y que fuese lo suficientemente importante para impactar positivamente a muchas personas. Íbamos en el problema numero 17 cuando llegamos a la idea de Paula, ahí se acabó el listado. Lo que no la dejaba tranquila eran los problemas que enfrentaba la tercera edad, un segmento invisibilizado. Pronto llegamos a que el problema a resolver era la soledad de estas personas.

Cada día creo menos en las coincidencias, y fue justo en ese momento que mi amigo Iván Vera me cuenta de Turingo, una idea genial. Así es que no dude y se lo envié a Paula de inmediato. En menos de dos minutos ella se había registrado en la plataforma de educación Online. Yo hice lo mismo.

Para seguir con las casualidades, Iván me llama y me dice que la idea es hacer el curso con un proyecto para ir aplicando los nuevos conocimientos, para realmente ir aprendiendo. “Se aprende haciendo y logrando” me dijo. Y  “haz el proyecto con un socio o socia”, agregó.

Insisto, las coincidencias no existen, éramos dos personas que nos complementábamos perfectamente, teníamos este deseo incontrolable por crear algo relevante y empezábamos el curso “La Disciplina de la Innovación” de Turingo, que nos daba el orden que necesitábamos para poner en su lugar este estallido de ideas que queríamos concretar.

Del problema al propósito

Citando a Einstein, Iván lo comenta muy bien en el curso al decir : “Si tuviera 1 hora para resolver un problema, ocuparía 59 minutos en entender el problema y 1 minuto en concebir la solución”. ¡Y eso hicimos!.

Investigamos mucho el tema, estuvimos meses leyendo publicaciones, noticias y estudios. Nos reunimos con grupos de personas de la tercera edad. Descubrimos que la soledad no es una circunstancia, sino una enfermedad. Incluso la llaman la pandemia del siglo XXI. Es tan grave que sus efectos son más nocivos que fumar 15 cigarrillos diarios o que la obesidad. Es tal el gasto para los estados y tan relevante el problema, que el año 2018, para abordar este problema, Theresa May creó en Reino Unido el Ministerio de la Soledad.

Conversamos mucho con Paula sobre el problema, y nos empezó a pasar algo. Luego de cada reunión en la que investigábamos y hablábamos del tema de la soledad, salíamos deprimidos. Son tan fuertes las consecuencias de la soledad, que era algo que había que intentar resolver. Y llega un momento que se juntan todas las piezas para crear la tormenta perfecta, nido vacío, dejar el mundo laboral, círculos sociales acotados. No hay lugares para socializar para este segmento… y las marcas le están hablando de remedios y placas dentales.

En ese minuto que todo se veía negro algo ocurrió….una anomalía. Paula me contaba el caso de su mamá (74) que conoció a una persona en un curso de computación de la municipalidad y estaba feliz hablando con ella todos los días. Y su suegra conoció un argentino, viven juntos en Estados Unidos y ahora viajan por el mundo. En ambos casos ya no se trataba de la versión sombría de personas mirando por la ventana desde una habitación oscura. Eran personas llenas de energías, sueños y proyectos. Eso fue lo que se convirtió en nuestro propósito, darle un giro a la visión que tenemos para aportar a la tercera edad. Verlo como un nuevo comienzo, lleno de oportunidades, felicidad y esperanza.

David siempre terminará venciendo a Goliat

Hace poco tiempo atrás supimos del lamentable fallecimiento de Clayton Christensen, quien describió de manera magistral la innovación disruptiva, y porqué pequeñas compañías logran derrocar a gigantes (Innovator`s Dilema es un must!)

Paula lleva 15 años en Mallplaza, yo pasé por BCI, Walmart y Mallplaza (saco de acá a deremate.com que me marcó siempre con el espíritu startup), lo que nos dió una clara visión de cómo trabaja una gran corporación. Recuerdo hace un tiempo atrás, conversando respecto de un proyecto Mallplaza con un consultor experto en startups que había contratado el grupo Falabella, y nos decía, “me parece muy bueno el proyecto… pero, ¿cómo lo harás para que una startup no pase por encima tuyo?”. Yo le decía: “tenemos todos los recursos, empuje y clientes del grupo Falabella. Creo que tenemos la ventaja”. A lo que me contestó: “no, no la tienes. La velocidad y la flexibilidad son las únicas ventajas en estos tiempos”…No podía estar más en lo cierto.

Ya teníamos un propósito, y vimos que habían tres elementos que impactaban en la soledad. Uno, los intereses, es decir, cómo juntábamos a personas con intereses similares para que pudieran conversar, juntarse y practicarlos; Dos, la utilidad. Una personas que tiene 40 años de experiencia no puede guardar todo eso en un cajón. Cómo recuperarlo en otros ritmos, de manera más flexible y que esto provoque interacción social; Y en tercer lugar: la pareja. El estar acompañados en esta etapa de la vida para cumplir los sueños que aún quedan por ser descubiertos.

Decidimos partir por este último, por la pareja, ya que creemos que era la base para enfrentar la soledad… y no estábamos equivocados.

Seguíamos siendo nosotros dos en este sueño. Estudiamos varios modelos de negocios. Lo que había pasado con las Apps de citas. La revolución que Tinder había generado en este ámbito.

Nos juntamos con un proveedor de programación digital y le solicitamos la construcción de la App.

Un prototipo de muy bajo costo

Un punto de inflexión en este proyecto fue a raíz de una idea de la Paula.

Un día en un café me dice, “hagamos una cuenta de Instagram?”. Ok le digo yo, planifiquemos qué queremos hacer, veamos el contenido que queremos armar, hacemos una carta Gantt con el contenido mensual y creamos la cuenta. ”No, no…hagámoslo ahora mismo” me dice. En ese momento entendí que mi cabeza seguía en la corporación y decidí confiar en el instinto de Paula…sin duda la mejor decisión que pude haber tomado. Una vez más, se me hacía evidente que los complementos funcionan. Una vez más quedaba claro que un buen partner es fundamental.

Partimos publicando lo que pensábamos que era interesante, y nos pusimos un desafío, al menos una publicación diaria, y la cuenta fue creciendo, creciendo y creciendo. No solo en seguidores, sino también en la cantidad de comentarios y likes. ¡En promedio, 1.700 likes y 240 comentarios por publicación!

Los post los armábamos nosotros, que no somos ni redactores ni diseñadores, muchas personas al principio nos decían “oye, no pueden publicar eso tan mal diseñado, las letras no corresponden, las fotos son muy malas, etc”

Pero éramos rápidos cómo el viento, ninguna corporación hubiese podido armar algo así, por dos motivos. Uno: las decisiones las tomábamos en tiempo real, sin comités, sin mil personas opinando y aprobando. Y dos: no teníamos miedo a tomar riesgos. No había nada que perder. Los resultados: en 6 meses la cuenta de instagram tiene 80 mil seguidores. David si puede vencer a Goliat.

Cuando la causa es real, otros se sumarán

Dos locos con fe no era suficiente. El trabajo crecía. Pero cuando existe una causa real, otros inevitablemente se sumarán, y así fue. Mientras construíamos la app y nuestra cuenta de Instagram subía y subía, personas se nos empezaron a acercar para ser parte de esto de manera desinteresada. Sin preguntar como seguía, si había sueldo o no, nada, solo querían ser parte de esto. Y de dos pasamos a 3, luego a 5 y así hasta ser 12 personas hoy en día.

12 personas que creen, 12 apasionados que entienden una nueva forma de hacer empresas, que creen más en un propósito que en un sueldo.

Y cuando esto ocurre, tu destino no puede ser más que el éxito. Lanzamos la app en enero de este año. Por su puesto, nos encontramos con infinitos desafíos, pero tenemos la velocidad, la energía y el equipo para solucionarlos rápido.

Nuestro primer mes cumplimos con un 132% de la meta y en febrero cerramos con un número similar. Esto solo se puede lograr con un equipo de personas absolutamente comprometidas.

Ya empezamos con las rondas para levantar Capital Semilla, las que esperamos concretar dentro de los meses de marzo y abril para seguir creciendo.

Hoy Tenlove se encuentra disponible y en uso en toda LATAM.

Turingo Pitch Day de Marzo 2020

Creo que es relevante entender que Turingo no solo es cursos Online de innovación y digitalización. Turingo es una comunidad, es una opción de colaboración.

También es la posibilidad de protagonizar sesiones de pitch para ir puliendo tu modelo de negocio y accediendo a inversionistas, para ir haciendo realidad un sueño.

En marzo con Paula participaremos una vez más en el Pitch Day Turingo para contar nuestra experiencia y nuestros avances, y recibir consejos. Compartir con un grupo de personas que están destinadas a cambiar el destino de las cosas es fundamental en la construcción de tu propio camino de futuro.

Fuente: TURINGO https://blog.turingo.com/2020/03/03/tenlove-el-amor-es-inelastico/

Podría Interesarte
UCM crece con más infraestructura y nuevas carreras