fbpx

Trabajadores de la construcción accederán a cirugías con atención oportuna y de calidad

Gracias al Programa Construye Tranquilo, a la fecha, más de 7.000 personas han podido realizar una cirugía que habían postergado.

Este es el caso de Patricia Barros, casada con Marcelo Rivano, quien se desempeña hace casi 4 años en la empresa Héctor Román Construcción y Transportes, quien pudo operarse el manguito rotador, a muy bajo costo, en la Clínica Lircay gracias a esta iniciativa.

Acciones tan sencillas como peinarse eran muy dolorosas para ella antes de la intervención e incluso los remedios que tomaba para este cuadro a veces no eran suficiente, impidiéndole llevar una vida normal y tranquila. Es por eso, que averiguó en la empresa más sobre este programa para así acceder lo más rápido posible a él.

Al respecto, Patricia indicó “inmediatamente fluyó todo. Fue muy rápido, muy fácil. Me tuve que inscribir en Fonasa y de ahí me agregaron al Construye Tranquilo. Cuando estaba todo listo la secretaria de la empresa en la que trabaja mi marido me consiguió la hora doctor y nosotros coordinamos los exámenes previos a la intervención y ahí se gestionaron los demás asuntos como los controles, los exámenes médicos y la operación”.

Asimismo, destacó la atención de los profesionales que la acompañaron en este proceso “el doctor me trató súper bien, súper respetuoso y muy consciente. Me envió a hacerme los exámenes y ahí acordamos la fecha de la operación y eso fue muy rápido.  También fue muy buena la atención de las enfermeras, muy pendientes de mí. Muy buen trato”.

Pero sin duda uno de los aspectos que más llamó su atención fue el valor del procedimiento.  “Eso fue lo más impresionante para mí ya que la operación costaba más de 3 millones de pesos y solo pagamos alrededor de 60 mil pesos con este programa así que fue excelente.  Después hubo que cancelar kinesiólogo para el tratamiento, pero el programa me reembolsó también un gran porcentaje de lo que yo invertí”, enfatizó.

Gracias a la intervención Patricia recuperó el ritmo de su día a día. “Desde que me operaron hasta que me sentí bien no pasó mucho tiempo. ¡Ahora tengo mi vida normal! Me peino normal, cocino normal, barro, no tengo ninguna dificultad. Debo ser honesta. De repente tengo unas pequeñas molestias, pero hago un poco de ejercicio y se pasa”.

“En realidad, el programa es excelente, muy buen apoyo, muy buen trato, uno recibe mucha ayuda. De acuerdo a mi experiencia, y por lo que yo viví, lo recomiendo 100%, agradezco a la empresa de mi marido por tener el programa”, concluyó.

Para mayor información sobre el Programa Construye Tranquilo visita:

https://cchc.cl/social/cajadeherramientas/trabajador/programas-sociales/ficha/programa-construye-tranquilo

Podría Interesarte
Lanzan Plan de Testeo oportuno para Fiestas Patrias